>>>Las islas de las diosas
Foto: Foto: Pedro Nuno Caetano via VisualHunt

Las islas de las diosas

El tesoro mejor guardado de Galicia, en España, son las islas Cíes. Arena blanca, aguas turquesas y un secreto que se revela cada noche ante unos pocos privilegiados.
C

uántas personas caben en el paraíso? 2.200. Es el número de visitantes diarios permitidos en las Cíes, un archipiélago formado por tres islas, “las de los dioses” según los romanos. No andaban desencaminados, pero se equivocaron en una letra. Aquí las diosas son ellas.

Cuando el último barco zarpa, a eso de las ocho de la tarde, sucede un fenómeno extraño. Mientras el sol se va escondiendo, la niebla empieza a rodear la isla gallega de O Faro, situada al norte de España. Es entonces cuando ellas toman el control. Poco a poco, las gaviotas van ocupando la arena blanca y esponjosa de las playas de las islas Cíes. Incluida la de Rodas, que se hizo famosa gracias a uno de esos listados de “mejores playas del mundo” que pululan por Internet.

Gaviotas en las islas Cíes
En las Cíes habita la colonia más grande del mundo de gaviotas patiamarillas.

Las reinas de la noche

El cielo de las Cíes ha sido galardonado con el sello ‘Starlight’, que distingue a los destinos de interés para la observación de estrellas a nivel mundial. Los que mejor han capturado su belleza son los participantes del Maratón fotográfico Starlight Islas Cíes, organizado por Luz Lux. Una de sus imágenes fue publicada por la NASA.

Ni por esas consiguieron domesticarlas. Aquí mandan las gaviotas y la naturaleza obedece su reinado. Sus nueve playas, casi vírgenes, no conocen los chiringuitos. Las rodean bosques de pino y eucalipto, además de otras especies endémicas, como la Herba de Namorar. En la antigüedad, esta planta se utilizaba para realizar pociones mágicas relacionadas con el amor y la fertilidad. El hechizo de las ‘meigas’, funcionó, al menos en los visitantes, que se rinden ante la belleza de este mini-Caribe gallego. ¿La única diferencia? La temperatura del agua, que apenas roza los 20º C en verano. A pesar del frío, su transparencia invita a sumergirse en ellas en busca de pulpos, bosques de anémonas y peces de colores. Eso sí, con traje de neopreno.

 

Fuera del agua, es territorio de las aves. Además de gaviotas, es posible ver cormoranes moñudos, halcones peregrinos y azores, que pueden reconocerse desde los distintos observatorios ornitológicos con los que cuentan las islas. A ellos se accede por varios senderos de tierra, parte del conjunto de rutas de senderismo disponibles.

Playa de las islas Cíes
Para hacer snorkel puedes llevarte tu propio equipo o contratar una excursión en el camping.

La más conocida es la Ruta Monte Faro, que pasa por el observatorio de aves y zigzaguea por el monte rocoso para acabar en el faro, con una panorámica privilegiada de las tres islas: Monte Agudo, O Faro y San Martiño. Durante el recorrido, apenas 7,5 kilómetros entre ida y vuelta, bordea acantilados y atraviesa dunas y bosques. En el faro corre el viento y las gaviotas se mezclan con los excursionistas a la caza de un sándwich o una pieza de fruta. Se pasean y disimulan, cada vez menos tímidas, como si supieran que en unas horas todo eso será suyo de nuevo.

Vista nocturna de las islas Cíes
Las islas Cíes forman parte del Parque Nacional das Illas Atlanticas de Galicia.
Foto: Foto: ©F.Rey Daluz, www.luzlux.com

Solo unos pocos afortunados pueden asistir al ritual de las islas al anochecer. Cuando compras el billete, debes coger también el de vuelta. El mismo día, a no ser que tengas reserva en el camping. Es el único lugar donde está permitido hacer noche y en verano las reservas suelen agotarse. Para llegar hay que atravesar una pasarela de piedra y subir una cuesta, tras la que aparecen las tiendas de campaña. Con la puesta de sol, empiezan las rondas de ‘Estrella Galicia’, la cerveza local, en el único bar abierto. Entre los campistas se crea una especie de complicidad silenciosa, como si compartieran un secreto. Nadie se aventura en las playas, es el momento de las gaviotas.

Artículos relacionados

‘Crazy in love’ en Hvar

Le hace la competencia a Ibiza y Saint-Tropez y hasta Beyoncé busca inspiración en sus costas. El destino de moda...

Islas Caimán, no solo para millonarios

¿Por qué querrás ir a las Islas Caimán aunque no tengas millones para abrir una cuenta en un banco? En...

Ten una aventura de invierno en Lofoten

Hay islas que son para el verano, pero no es el caso de Noruega. El frío saca lo mejor de...

Descubre el norte de Argentina en siete colores

Cuentan las leyendas que los niños de Purmamarca, aburridos del monocromatismo del cerro, pasaron siete noches coloreándolo. Hoy es uno...