Romantico

Un paseo de la mano por un pueblo medieval, un vino a la luz de las velas, admirar juntos el arte renacentista… Perdónanos París, pero la Toscana es el verdadero destino de los viajeros románticos.